martes, 25 de diciembre de 2007

Día de Navidad


Me acosté con claros síntomas de indigestión... puaj. Y me he levantado casi igual. Dormir 3 horas, levantarme un par de horas, y volverme a acostar durante otras 3 horas. Pienso en comida y me pongo verdiojerosa. Esto de la navidad no puede ser sano.


Navidades en casa... están siendo de todo menos típicas. Es raro, a ratos muy bueno, a ratos insoportables. Mi estado de ánimo es totalmente diferente al del resto de las navidades desde que empecé la carrera, eso lo primero: no he pegado un palo al agua, no he abierto un libro, no tengo apuntes. Tebgo un trabajo importante que hacer y me está dando bastante igual. Hace unos días tuve un amago de agobio, pero sólo uno pequeño. Hoy, día de Navidad, al despertarme lo primero que he pensado es en ese trabajo de Strategic Management que tengo abandonado y en ese compañero mío que estará acordándose de todos mis antepasados, porque quedamos en tenerlo acabado para el día 22 y yo estoy desaparecida en combate... debería retomarlo mañana. Además, mi libro de Internacional Privado me observa abierto por la página 53 desde hace 3 días, con el lápiz en medio, de haber subrayado 2 carillas... libro que me entra enterito, enterito para febrero... y yo con estos pelos.


Desaparecida en combate... efectivamente, creo que tengo demasiada guerra estas vacaciones... propósito número 1 de hoy: sonrisa para lo que queda de día. Propósito de mañana: al menos un par de horas con Strategic por la mañana, y otro par de ellas al día siguiente con Internacional. Hay que retomar poco a poco, no sea que me salgan agujetas!

lunes, 10 de diciembre de 2007

Spain in my hostel


Cesta de Navidad de un amigo del hostel. Botellón gratis el fin de semana, jejeje. Qué maravilla el espíritu navideño...

martes, 4 de diciembre de 2007

Early Christmas


Hace mucho que no me gusta la Navidad. Sé que tiene más simpatizantes que detractores, y también sé que está de moda decir que no gusta la Navidad. Básicamente no me gusta porque me resulta apología del consumismo y la hipocresía, porque hace frío, porque me resultan tristes, sufren aún más todos aquellos a los que les falta una madre, un padre, un hijo, un hermano. Los primeros anuncios de perfumes me ponen en alerta, y las luces de El Corte Inglés me confirman lo inevitable.


Esta mañana he leído en un diario gratuito de Londres que, según un informe publicado por Oxfam, los países ricos gastan tres veces más al mes en crema solar que en ayudar a los países subdesarrollados a adaptarse contra el cambio climático. Básicamente: "si no firmamos Kyoto, que se j.... los filipinos, que nosotros nos echamos factor 50". También he leído un anuncio en el metro de "redcards" o tarjetas de regalo para Navidad, sugiriendo regalar sesiones de masajes y nosequéterapia. Al mismo tiempo, los carteles de "Merry Christmas", el espumillón y las lucecitas invaden el ambiente.


¿Dónde está la verdadera necesidad? ¿Dónde queda el sentido de esta celebración? ¿Qué es la Navidad? ¿Porqué se comienza a celebrar un mes antes del 25 de diciembre?


* Mr. Scrooge reconoce que Londres está espectacularmente bonita así decorada.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Últimas semanas




Tengo muy dejado lo de escribir, ya hace tiempo que sólo escribo para los demás, y ya he olvidado lo que es sentarme a pensar en algo más que contar lo que hice hoy. Esto está llegando a su fin, para lo bueno y para lo malo. Todo en la vida gana cuando se ve con perspectiva, y sé que esto es algo que voy a recordar siempre, que estoy viviendo un momento histórico en mi vida. Sí, histórico, aunque suene a exagerado, porque lo traeré a mi memoria infinitas veces. Siento que no lo estoy aprovechando, o al menos, no todo lo que debería. Pero no sé qué hacer para intensificarlo, realmente no sé por dónde atacar: he conocido gente muy interesante e increíblemente simpática, estoy aprendiendo mucho inglés, hago turismo, estudio, salgo de fiesta... pero siento que necesito más de todo. Así como al principio se me hacía un mundo, estaba sobrepasada y necesitaba descansar, ahora necesito no parar... desde luego, no hay quien me entienda.




A pesar de estar muy bien aquí, llevo contando lo que me queda para regresar desde la segunda semana de estar aquí, y es que agentes externos hacían que deseara volver a mi ciudad. Sin embargo, y a pesar de seguir deseando volver, ahora tengo una clara división en mí. Me encanta Londres, si bien no para vivir aquí el resto de mi vida, sí para mi situción actual. Me encanta su diversidad, me encanta que puedas ser quien quieras ser, que convivan businessmen con punks en el metro, que es el transporte de todos, porque acceder en coche al centro es imposible. Me encanta que haya prácticamente la misma proporción de todas las razas, y de todos los acentos. Si vives en Londres, eres de Londres, como el famoso dicho de Madrid. Pero aquí lo veo más real que allí. Me gusta sentir y palpar que me rodea una cultura diferente, me gustan las costumbres distintas, la comida distinta, me encanta coger ideas que poder aplicar en mi vida.




Obviamente, no todo es bueno. Tampoco malo. Es diferente. Aquí la educación no se mide por amabilidad, cercanía y expansión de la sonrisa, como puede ser en España. Aquí educación signifca cumplir reglas de comportamiento, eso mide el grado de respeto. No es mejor ni peor, es diferente, y cuando te acostumbras te das cuenta de que los ingleses no son tan secos ni tan antipáticos (algunos sí lo son, pero ya se sabe... en todas partes cuecen habas). La puntualidad, el please, el thank you para todo y el esperar el turno para hablar son pequeños trucos que te hacen la vida mucho más fácil.




Otra cosa que me ha llamado mucho la atención es la visión del trabajo. No se considera un tedio, sino como una misión en la vida. Da la impresión de tomárselo igual de en serio un enchaquetado dedicado a las finanzas que trabaja en la city, como el chico de la gorra que te sirve un café takeaway. Las caras por la mañana temprano y a la vuelta de la jornada, si se observa en el metro con un poco de atención, no son serias ni de desagrado. El trabajo es una honra, un medio de realización personal. La semana pasada leí este cartel en un anuncio del Metro. Era un anuncio de una Blackberry de Orange. El texto era:






Whether you're in a cab, on the train or out and about, you can carry on
working with a Blackberry from Orange, having more time for the important stuff
in life.
Take all the improductive gaps out of your day.



Jeje, sin palabras. Esto en España simplemente no se permitiría. He de decir que me parece una pasada, y que por más que el cartelito tenga razón, tampoco hay que pasarse con el trabajo. Eso de estar conectado las 24 horas del día me parece excesivo. Aquí, ni todo malo, ni todo bueno.



Estoy deseando comerme una paella de mi casa y tortilla de patatas de mi madre.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Tratamiento de choque


Lo mejor es el tratamiento de choque.


Voy a volver a España siendo la persona más rata del mundo, miro cada penny que me gasto, todo lo que no sea absolutamente imprescindible me parece un lujo absurdo! Hace unos días vi a una mujer en el metro con una revista del corazón y me pareció el gasto más frívolo posible. "¿¿pero es que esa mujer no habrá podido darle un uso mejor a esos 2 pounds??".


Nunca he compartido habitación con nadie (a excepción de campamentos, fiestas pijama, visitas de un par de dias y similar) y ahora somos 3 en el cuarto.


Desde siempre tengo que colocar la mesa en el ángulo correcto respecto de la ventana, la puerta... no me concentro si hay mucho espacio a mis espaldas, da igual que sea en mi habitación o en la biblioteca, y ahora tengo la ventana (y por tanto, la luz) detrás, además de las dos camas de mis compañeras, que ven (y comentan) todo lo que estudio y hago, lo que utilizo el ordenador y para qué lo hago, además de obtener una bonita panorámica de lo que hay en mi pantalla.


Nunca he sido ordenada, pero la limpieza es otro asunto. Comunico que las moquetas son el invento más asqueroso que ha dado a luz la humanidad. Comunico también que nos han desinfectado el cuarto de chinches (esto último no lo he comentado en mi casa ya que corro el riesgo de que me declaren non grata y no me abran la puerta en Navidad), o "bed bags", como les dicen aquí.



Por un lado, pienso que "cuánta tontería tenía yo encima antes". Por otro... qué bien se está en España.


(Nota: estar forrada en Londres en una casa limpia tampoco estaría nada mal)

sábado, 3 de noviembre de 2007

Aclarado tras el centrifugado


Cuando escribía hace meses sobre mi futura estancia aquí, comentaba que necesitaba averiguar cuestiones sobre cómo plantear mi vida a medio plazo que me resultaban muy complicadas de aclarar. La miopía que solemos sufrir los humanos (la miopía abstracta, entiendo) hace que los asuntos de gran importancia sea mejor tomarlos en consideración una vez pasado un tiempo de meditación y aislamiento de la realidad que nos rodea a diario, de aquellas personas a quienes escuchamos con frecuencia. Tomar nuevos puntos de vista, conocer otras opiniones, mirar el mundo, o al menos nuestra propia existencia con otro cristal. En las grandes religiones se comienza con un prolongado tiempo de meditación por parte de sus líderes: Jesús en el desierto, Mahoma y Buda superan un tiempo de reflexión en la soledad, de alejamiento de su mundo cotidiano, antes de emprender las acciones decisivas que marcan el comienzo de su actividad.




Salvando las diferencias, reconozco que queda poco para que el ritmo de vida que he conocido hasta ahora me siga acompañando. Espero terminar en junio, septiembre lo más. En mi casa el ritmo de la vida me arrastraba, la inseguridad me hacía desear lo mismo que los demás, cuando somos personas todas diferentes. Volví hace unas semanas y descubrí que allí seguían con el mismo trepidante y ansioso de prácticas, entrevistas de trabajo, contratos, dinámicas de grupo. Era octubre, era principio de curso y el perchero estaba lleno de chaquetas que claramente, estaban preparadas para acompañar al respectivo pantalón de traje que sería llevado por el correspondiente alumno una vez que finalizara la clase: despachos de abogados, bancos, inmobiliarias, agencias de viajes y consultoras eran los destinos más frecuentes de estos trajes, cuando siquiera acababa de empezar el último curso de carrera. Cuando me fui no sabía si quería eso, tampoco cuando vi dicho panorama, tampoco ahora. Tampoco sé si lo quiero para cuando acabe el curso, ni para dentro de más años. No sé si quiero la oposición, no sé si quiero estar allí o allá.




Lo que sí me he aclarado es que necesitaba sacudirme el polvo acumulado, ver mi mundo con ojos renovados, como por primera vez. Dejar de tachar y enmendar sobre la marcha, sino borrar y volver a ver una hoja en blanco. Para eso necesito esta estancia. Mi destino no está en dar vueltas por el mundo, no es el estilo de vida que quiero, aunque durante un tiempo así lo deseara. Eso también deseaba analizarlo, y si hubiera sido así habría necesitado dar un gran giro a mis acciones inmediatas. Pero, aunque me gusta viajar, me anoto la frase que tiene un amigo en su messenger: "A man travels the world over in search of what he needs and returns home to find it". Es un peso importante que me he liberado, y ahora me quedan los demás.




Hay cuestiones que me tienen algo atascada, y puede que al escribirlas me aclarasa en algo, pero no sé cómo hacerlo, en parte porque ni yo misma sé bi´n cuáles son específicamente, y en parte porque aquellas que sí sé cuáles son me da cierto reparo plasmarlas aquí. Puede parecer un diario personal, otras puede parecer un diario de abordo, otras una simple carpeta. Puedo considerarlo un mero cuaderno de recortes. Es un planteamiento poco claro qué debe ser un blog. Evidentemente, para cada dueño es un concepto diferente, pero yo no tengo claro ni qué es mi propio blog. Si tan pocas cosas tengo claras, el blog no iba a ser menos.

lunes, 29 de octubre de 2007

Frase del día II





"He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio
es la felicidad, porque se justifica por sí sola"


Jorge Luis Borges

domingo, 28 de octubre de 2007

Profe, medio puntillo más y me dan el puesto de juez


Hace mucho que no actualizo el blog y se me acumulan los temas, pero gana por goleada entre los posibles el comentar la (...rellene cada cual a su gusto el adjetivo calificativo) propuesta/sugerencia/promesa del Ministro de ¿Justicia? relativa al puesto de juez. Pero creo que ya ha sido sobradamente comentado en todos los medios, comentarios muy buenos, muy acertados y rigurosos. Aún así, no podía pasar sin dejar constancia de mi indignación.


Mi duda es: Si a este hombre se le ha ocurrido y ha tenido las santas narices de hacer pública su idea...es porque creía que iba a tener aceptación, ¿no? ¿Le había aplaudido entonces ya alguien esa idea? ¿Eso significa que hay más personas que piensan que eso es bueno? ¿Irá a comenzar ahora un debate social sobre el cargo de juez y cómo acceder a él?


Me parece muy, muy peligroso. Un juez es alguien extremadamente importante en una sociedad. Puede tomar decisiones absolutamente trascendentales, para empezar relativas a limitación de derechos fundamentales. No se puede permitir que alguien tome tales decisiones sin que haya demostrado ante un tribunal objetivo su capacidad para ello, y que tiene los conocimientos suficientes. Además de que por todos es conocido que la misma asignatura, con distinto profesor incluso en la misma universidad, puede abarcar campos muy diversos. Pueden cometerse barbaridades, ser el caos más absoluto.


Me pregunto de dónde se pretendían arañar votos con esa propuesta.

lunes, 15 de octubre de 2007

Estrés, Dover, Relax




Llevo muchos días sin dedicarme tiempo a mí, sin pensar en qué quiero o en qué necesito. Puede parecer de un egocentrismo feroz, expuesto así, pero lo cierto es que lo echo en falta. No vivo sino para el exterior, sin pensar en mí, sin sentirme individual, sólo como parte de un grupo en el que, además, tampoco soy parte integrante-integrada. Todos los que estamos aquí nos encontramos de un modo similar, y eso crea unión. Sin embargo, nos falta ese "algo más" que te hace sentir en casa vayas donde vayas: tu historia a cuestas, la confianza, el conocerse. Somos caras, hace un mes no existíamos para nadie, y lo percibimos todos entre nosotros. No hay más vínculo que el presente, es como comenzar a coser sin anudar al extremo del hilo: si tiras sólo un poco más de la cuenta, toda la tarea se deshace porque no hay una raíz bien asentada. Eso se une a que el ritmo de trabajo de aquí no lo termino de coger, es muy diferente, no me acabo de hacer a la idea de que no estoy de turismo, y aunque el ambiente no ayuda a centrarse yo debería tener la capacidad suficiente como para darme cuenta de cómo tengo que actuar. Al final es todo eso: actúo por imperativo: si me proponen un plan no sé decir que no, y no porque necesite alocadamente salir, estar de fiesta, hacer cosas y cosas. Es, pensándolo un poco, que necesito crearme vínculos fuertes aquí que me hagan sentir a gusto, protegida. Eso no se hace más que pasando tiempo con la gente, compartiendo experiencias, hablando, haciendo cosas juntos. Tiempo y tiempo. Pero, a la vez, en una vida hay miles de cosas más que hacer, y además del ocio, e incluso además de estudiar (y todo lo que conlleva) hay que poner lavadoras, secadoras, mandar emails, hablar por teléfono con la familia, hacer la compra, cargar el móvil, ordenar la habitación...




En resumen me siento descentrada, desordenada, desconcentrada. Nerviosa, permanentemente activa y alienada. Tengo que meditar cómo salir de esta espiral, no es tan sencillo como dedicarme tiempo a mí, porque también tengo esa necesidad de tener vínculos fuertes aquí, no puedo ahora ir de individualista, perderme de todos, porque percibirían que no quiero saber de ellos. No tengo tanto tiempo como para demostrar a largo plazo a quienes me importan que sí que me importan y es sólo que paso una época de estrés, no quiero que pase mi estancia aquí de esa manera. Tengo que pensarme un plan de acción. Escribiendo esto me he dado cuenta de muchas cosas, como siempre me pasa que me pongo a escribir. Sin embargo, he destapado el problema y no he encontrado la solución. Al menos ya es algo, es casi lo más importante saber qué ocurre para a partir de ahí actuar.




Ayer pasé el día en Dover. Un sitio que recomiendo visitar. Es poco conocido, yo hace tiempo oí hablar de él, y desde que sabía que iba a venir a Londres quería visitarlo; sin embargo, cuando comentaba que tenía ganas de ir encontraba poco entusiasmo, parece que no es demasiado popular, o al menos no tanto como otros lugares más famosos. De todas formas fuimos, dos horas y media de autobús que merecieron totalmente la pena. Además hizo un día estupendo, ni una nube, buena temperatura, y con pocos -muy pocos- turistas. Un ambiente muy tranquilo, un paisaje espectacular -los white cliffs, o acantilados blancos, son para retenerlos en la memoria-, un castillo alucinante, colinas verdes, aire limpio. En resumen, un buen día para relajarse, justo lo que vengo necesitando.

martes, 9 de octubre de 2007

Es difícil sacarlo todo


Mis entradas se acortan conforme pasan los días, y se hacen más escasas. No quiero dejar de escribir, no quiero perder en contacto con esta ventana a esta parte del mundo, a lo que me ayuda escribir para mí. A este hobbie, a esta terapia. No quiero, pero hay algo que me cuesta sacar, y de lo que si no escribo de eso no puedo escribir sobre otra cosa por el momento. Lo he intentado varias veces, pero no lo consigo. Qué raro. Normalmente no es así. Igual me hacen falta varias cervezas y volver a casa con el subconsciente un poco más activo, para así no pensar y simplemente dejar que mis manos lo digan solas. Creo que ni yo sé lo que es.


Hoy llueve mucho, pero ya ni la lluvia me afecta. Hay algo más hondo que me da fuerzas y una razón para levantarme por las mañanas, un algo más que me pone la mano en la espalda y me ayuda a hacer el camino. Ojalá pronto pueda descubrirlo del todo y sacarlo y ponerlo aquí y liberarme de la presión que me hace en el pecho y gritarlo y reír abiertamente. Hoy me siento feliz.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Frase del día I


Dijo Gandhi: Lo importante es la acción, no el resultado de la acción. Debes hacer lo correcto. Tal vez no esté dentro de tu capacidad, tal vez no esté dentro de tu tiempo que haya algún resultado.

lunes, 1 de octubre de 2007

Cumpleaños


Hoy es 1 de octubre, el comienzo de curso para muchos, y un día normal para otros. Para mí este día es especial siempre porque es el cumpleaños de la primera amiga que tuve en mi vida y la mejor durante mi infancia. Todavía recuerdo cómo la conocí, creo que es lo primero que recuerdo de toda mi vida, y sé que no es inventado porque durante años lo comentamos las dos y nuestras versiones coincidían.


La vida hizo que nos distanciáramos, y hoy por hoy sé poco de ella. Hace algo más de un año nos volvimos a encontrar y me consta que volvió a su casa muy emocionada, igual que me ocurrió a mí. No sé si me gustaría retomar el contacto, porque tantos años sin saber la una de la otra hacen que ya realmente no le conozca y puede que fuésemos incompatibles. Creo que prefiero quedarme con el buen recuerdo. De cualquier forma, son sólo conjeturas, ya que actualmente estamos en dos planos diferentes. Me quedo con el buen sabor de boca de su amistad, de lo que hemos jugado juntas y de todo lo que aportó a mi infancia, ya que sin ella en esa época mi vida sería otra, yo sería otra. Puede parecer que exagero, pero éramos realmente como hermanas.


Me acuerdo mucho de ella, pero hoy por ser el día que es, mucho más.

viernes, 28 de septiembre de 2007

International Meetings


Ayer tuve un meeting con gente de mi departamento: aqúí todo son reuniones, quedadas, fiestas... no sé si es por ser Erasmus, en esta Universidad o qué, pero parece que la propia London Metropolitan fomenta el cachondeo. Que yo no me quejo, que está genial para conocer gente, integrarte y sentirte parte de la Universidad, pero me extraña, porque es tan difícil de la impersonal y mastodóntica Complutense que no me lo termino de creer muy bien.


Pues eso, que el meeting consistía en un montón de sandwiches, bocadillos, pastas... de todos los colores y formas, vino de todas clases, agua, zumos... vamos, para ponerse las botas, y varias mesas, muchas sillas, y la gente rotando en plan: "Hola, ¿qué tal? Me llamo X, ¿de dónde eres?", Cuando llevabas un rato hablando (estudios en tu país, año de universidad, zona de alojamiento en Londres, por ese orden), ese alguien se iba, y venía otro alguien. Cuando ya acabamos todo el mundo (no estaba preparado ni mucho menos, salió así) ya empezamos a hablar de más cosas. Estuvo muy bien porque me tiré toda la tarde hablando en inglés, una chica me invitó a ir al London Eye gratis porque tiene entradas, y sacamos amiguitos para ir a la International Students Party acompañadas.


Cuando llegamos a la parada de metro más cercana a la fiesta aquello era alucinante: decenas de personas que se acercaban: "Hola, ¿vas a la fiesta? Yo soy menganito, de nosedónde", todo el mundo iba sólo, y ya allí se iba presentando. Puede parecer muy normal, pero a mí me llamó mucho la atención, porque creo que es muy valiente ir a una fiesta sin compañía desde el principio y sin conocer a nadie. Así que aquello estaba lleno de valientes, de gente con personalidad a toneladas y de gente muy sociable. Me volví a casa con una bandera de Reino Unido (convenientemente colgada ya en mi corcho) y con unos veinte números de teléfono más con sus correspondientes direcciones de e-mail. Fue muy divertido y muy diferente.


Un grupo caracterizado como The Beatles estuvo tocando canciones de lo propio durante dos horas, y cuando acabaron comenzó la música "normal" (los Beatles no están mal, pero para fiesta-fiesta el Obladi-Oblada no es lo que más pega), incluso pusieron reggaeton (¡¡!!), ufff... madredelcielo que ni aquí me libro. Eso sí, sólo una canción, pero se ve que la gente estaba esperándolo como agua de mayo, porque aquello empezó a subir... yo llevaba mi macro bolso que me he comprado para poder pasar el día fuera de casa sin que me falte de nada, y como es de bandolera y me llega a la altura de la cadera, eso es más que un cinturón de castidad. Así que cuando cierto francés pasado de cervezas comenzó a entonarse con el reggaeton yo pensaba: "sí, sí, tú arrímate, arrímate... que igual lo que te pasa es que te claves una hebilla". En fin. La verdad es que fue muy divertido y muyy diferente.


Últimamente no sé si es por estar aquí o por otros motivos, pero siento mucha paz, mucha tranquilidad. Me encuentro en mi lugar, que estoy donde debería de estar, haciendo lo adecuado. No me ocurría desde hace mucho, y los miedos que tenía hace tiempo de no saber qué hacer ni qué camino tomar parece que se van desvaneciendo... desde hace algunas semanas siento que llevo el camino adecuado, espero seguir en él y que él sólo me vaya llevando hacia lo que necesite en cada momento.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Si yo fuera...

Aquí va el meme enviado por La Maga! Aunque tenga lío, me ha gustado sacar un ratito para hacerlo.

Si fuera palabra: luz

Si fuera numero: 2

Si fuera bebida: Agua

Si fuera animal: perro (husky)

Si fuera pájaro: gorrión

Si fuera algo de la casa: dormitorio

Si fuera una zona del cuerpo: boca

Si fuera una obra de arte: Victoria de Samotracia

Si fuera flor: jazmín

Si fuera dibujo animado: Sofie, del Inspector Gadget

Si fuera una película: Patch Adams

Si fuera una fruta: Fresa

Si fuera un recuerdo: Una mañana lluviosa de domingo en otoño paseando por el parque con mi madre hace muchísimo tiempo

Si fuera un insecto: hormiga

Si fuera color sería: Negro

Si fuera un sentimiento sería: Emoción

Si fuera un sentido: El oído

Si fuera un partido político o un político sería: No sería

Si fuera una fecha seria: 27 septiembre 2007

Si fuera un juego infantil: las chapas

Si fuera un planeta sería: Venus

Si fuera algo del baño sería: Ducha de hidromasaje

Si fuera un instrumento musical sería: El piano

Si fuera una figura geométrica sería: Triángulo rectángulo

Si fuera un idioma sería: Inglés

Si fuera uno de los 7 pecados capitales sería: Ira

Si fuera un día de la semana: Viernes

Si fuera una prenda de vestir: Vaqueros

Si fuera un país: Italia

Si fuera una comida: Spanish Omelette

Si fuera una frase sería: Te quiero

miércoles, 26 de septiembre de 2007


.......... (fill the gap)

lunes, 24 de septiembre de 2007

Rain of London


Hoy es mi cuarto día quí y el primero que llueve.


Me tendré que acostumbrar, y espero que no me afecte al estado de ánimo, porque habitualmente sí me sucede (como esté triste cada vez que llueve lo llevo claro). Dicen que aquí llueve tanto como en París, pero más bonito. Dudo que aquí haya algo que no lo sea, o quizá es sólo que aún estoy deslumbrada por Londres. Puede que cuando las pupilas se me hayan acostumbrado, vea las cosas de otro modo, y por eso me parece imprescindible sentarme a escribir sobre todo lo que estoy viendo y sintiendo una vez que las haya asimilado. De cualquier forma, estoy segura de que el ritmo que estoy teniendo estos días no va a tener nada que ver con lo que sea la vida normal una vez que empiecen las clases (mi cartera llora por que le dé un descanso... entre otras cosas y partes de mí, materiales e inmateriales, que también me piden que les dé un descanso, pero hoy no entraré en ese asunto).


Ahora me voy a la Universidad a conocer a mi coordinador, espero enterarme ya del horario que tendré, ojalá no tenga las clases muy dispersas y así tener días enteros libres para poder hacer más cosas. Por ahora he hecho algo de turismo, pero relajadamente, tengo varios meses por delante...


Tantos años deseando venir aquí y ahora vivo aquí... no sé si es un sueño largo, una alucinación... me parece todo demasiado bueno para ser verdad.

jueves, 20 de septiembre de 2007

Delicadeza maternal


Ya estaba harta de que el blog quedara tan estrecho, este modelo me gusta más porque se lee
más cómodamente, que antes las entradas parecían columnas de un periódico.

- Mamá, me he comprado algo de ropa de salir.
- Uy, eso parece de nochevieja (de nochevieja= mucho brillo) Y eso? Qué sexy. (sexy=relativo al oficio más antiguo)
- Anda, anda, qué dices.
-No sé, bueno, tú veras. No me gusta.
- A mí sí. Por cierto, fulanita me ha regalado este libro... lo malo es que lo he leído, pero como lo ha dedicado... no importa, el otro te lo quedas tú.
- Anda. No se lo habrás dicho.
- Pues sí, hay confianza, joe.
- ESO NO SE DICE NUNCA.
- Igual que tú con la ropa, verdad...

Hogar...

miércoles, 19 de septiembre de 2007

¿De qué harías tu kit de supervivencia?



Hoy todo está a flor de piel. Es el último día que me puedo permitir de estar así en mucho tiempo. Mañana será un día de locura, con todo lo que tengo que hacer, y el viernes no lo quiero imaginar. La lista de cosas pendientes ha crecido exponencialmente y no tengo tiempo ni ganas de hacerlas.


Anoche tuve mi momento cañas con Irene, debería haber sido algo más salvaje que un par de cervezas con limón con tapa en la Cruz Blanca, pero Bankinter es así de tirano que no deja que sus becariosdemierda falten por emborracharse en despedidas de amigos. ¿Qué es una despedida sin ese momento de "yo, tía, ejque yo contigo a muelte, que lo shepash, que ereshuna tia de puta madre, tronga, que te voy a echar de menooosh... pero increíble, tía, te lo juro"?





Pero no importa: me hizo entrega de mi Kit de Supervivencia en Inglaterra, un conjunto de paquetitos en los que en cada había una tarjeta que indicaba su utilidad. Se compone de:


- Las palabras que no te pueden faltar: tres clips de sobremesa con un corazón en los que en cada uno pone respectivamente love, smile y kiss (es cursi, pero tiene su gracia).

- Para las smile y los kiss: un gloss

-Para los días de lluvia (que no tristes): un paraguas. "Sé que llevarás uno, pero como sé que lo vas a perder..."

-Help!: una caja con muchos botes pequeños de gel -apreciar la similitud fonética entre ambas palabras... esta Irene, que tiene una chispa...- de distintos aromas.


Lo que me reí abriéndolo... cómo voy a vivir sin comentar la vida con ella? Mi amiga, mi compañera de piso, mi compañera de clase, mi psicóloga, la que me pone las pilas, mi consejera y mi almohadón para ahogar los gritos. Con la que comento la jugada a la mañana siguiente : "tía es más monooooooo" o bien "tienes que dejar de vomitar ya... como a las cinco no hayas parado, te llevo a urgencias". A veces nos entran ganas de ahogarnos, pero un balance de cero discusiones en tres años de convivencia diaria las 24 horas del día es un buen resultado.


Sobre todo me ha encantado porque estos son sus gestos. Ella no es de besos, ni achuchones. Si estás triste no te abraza, sino que se sienta y te hace hablar hasta que descargas. Ella no te manda mil sms ni mails en vacaciones, ni llama por teléfono. Pero cuando nos vemos otra vez puede no hacer nada en un día que no sea hablar y escuchar, ponerse al día, reírnos y que se nos pase el tiempo tiradas en el suelo del pasillo. Ese pasillo que ha vivido desde desfiles de moda hasta carreras de sillas de estudio. Me gusta más un regalo de los llamados "sentimentales", aunque sea un pin, pero un pin con algún sentido, que un alarde de poderío económico. Somos muy, muy diferentes, pero yo me siento cómoda con su carácter, y seguramente sea recíproco.


También pienso que estoy haciendo más montaña de lo que es en realidad del hecho de irme, al fin y al cabo no es nada de tiempo, y se pasa más rápido aún. Pero se ha juntado con el final del camino y con el cambio de casa y creo que después de esto nada volverá a ser igual. Por eso le doy tanta importancia al día de hoy, que es el último de lo que he conocido hasta ahora.


¿Y si es para mejor?

martes, 18 de septiembre de 2007

De culturillas


Esta mañana he estado en el Museo Thyssen. Está muy bien, no digo que no, pero qué rematadamente cursis son los que redactan lo que dicen las audioguías (ya sabes, los cacharritos ésos tamaño walkie-talkie que te cuentan lo que ves).

Qué momentazo cuando me ha sonado el móvil, a toda pastilla, que parece la música salida del Total House Remix 2007. Decenas de ojos tras gafas de pasta-metal me han mirado lanzándome rayos asesinos. Uy...

lunes, 17 de septiembre de 2007

Un buen día



Hoy me siento flex!! Será que estar aquí me da la vida... he tenido que venir a la ciudad donde estudio a resolver algunos asuntillos y es que sólo bajarme del autobús ya me puse de buen humor.


El día ha empezado estupendamente con mi portero diciéndome que iba "muy guapa". Sí, es la frase más absurda y simple que te pueden decir, pero se agradece mucho cuando estás recién levantada y es lo primero que oyes en el día. He cogido el bus que me lleva hasta la facultad, que está fuera de la ciudad (snif, snif, mi querida rutina), no podía quitar los ojos de la ventana... yo no sé si es que ha llovido y está todo más verde o qué, pero el trayecto me ha parecido más bonito que nunca.



Tenía que hablar con un profesor de una cuatrimestral de 6º. No se ha presentado nadie al examen de septiembre, que era hoy (¡¡eso no sé si es bueno o malo!!), así que no he tenido problemas para charlar tranquilamente con él y explicarle mi situación de alumna no asistente. Me ha parecido un hombre bastante accesible y comprensivo, pero poco trabajador, así que estando fuera eso tiene sus pros y sus contras. Supongo que no será de esos a los que les da igual que estés fuera, pero no creo que haga grandes esfuerzos por facilitarnos la vida. Para empezar, domina poco las nuevas tecnologías, así que de tener tutorías vía mail con él creo que nos podemos ir olvidando. En la asignatura hay que presentar un trabajo importante, así que no sirve con presentarse al examen el día que toca y ya (ésa es otra, el examen me coincide estando en Londres... la fantástica organización para los Erasmus merecería otro capítulo en exclusiva, que hoy no le voy a conceder... hoy es día flex).



A continuación mi momento grande de la mañana: charla con Díez-Picazo!! El mismo! Ayyyy lo que quiero yo a este hombreeee! Daba la casualidad de que hoy era el examen de Procesal II, y yo no podía irme de allí sin saludarle. Además había quedado con un amigo que tenía que hacer el examen con él, así que estaba claro. El examen acababa de empezar, pero no tenía nada que hacer, así que me quedé esperando en un banco de la puerta. Estaba yo con mi mp3 cuando se ha asomado: "¡Hola! ¿Qué tal, como está? ¡Qué alegría de verla!" y hemos charlado durante bastante rato, de cosas sin importancia, es verdad, pero yo me sentía en las nubes. Ese hombre es el mejor profesor que he tenido en la carrera, y siendo una personalidad como es, es cercano, amable, siempre intenta ayudarnos en lo posible, sencillo... para mí es un modelo a seguir. A diferencia de los múltiples donnadies que me han dado clase, que se parapetan tras la altanería y los malos modos, quien más podría presumir de curriculum a sus espaldas ha resultado ser el más accesible, sin perder nada, nunca jamás, las formas ni el rigor.


Tras dos años en clase con él, en los últimos meses de curso hemos tenido varias conversaciones sobre mi posible oposición -muy útiles-, y por eso tengo con él más trato del habitual que se tiene con un profesor de universidad, y esta mañana cuando al verme me ha sonreído y ha salido del aula del examen para darme dos besos... Me he visualizado como en Ally McBeal (( buen ejemplo, una abogada :P )), más ancha que larga y flotando encima del suelo. Me ha pedido que le mantenga al tanto de mis aventurillas por London City, y cuando yo estaba pensando "bueno, lo típico que se dice siempre", ha empezado a palparse la chaqueta: "vaya. No llevo tarjetas encima. ¿Tiene para anotar?" ¿¿que si tengo?? He volado hasta el bolso, y en un folio doblado me ha anotado su dirección de mail del despacho, "la de la universidad la tengo dada de baja". Total, ¡¡¡tengo en mi bolso un papel con la dirección personal de Díez-Picazo escrita por él!!! ¡Eso es como un autógrafo! ¿Y yo qué hago con eso? ¿Lo enmarco? ¿Lo guardo como un tesoro en un cajón? Uff...


Y ya para finalizar, ha salido del examen mi querido amigo, ése del que llevo despidiéndome como cuatro meses pero nunca nos despedimos del todo. Cuando sea la verdadera; es decir, cuando yo vuelva de Londres y él se vaya a Chile... no quiero ni pensarlo, ya me están temblando las piernas y el pulso de imaginarlo. Cómo me alegro de mantenerle como amigo, cuánto nos hemos equivocado y cuánto hemos rectificado... al final no hemos comido juntos, pero hemos estado juntos durante bastantes horas, y mejor, porque hemos hecho cosas, no sólo hablar, y a veces facilita las cosas, como hoy, porque así no me ponía ñoña ni triste de pensar que no le veo hasta febrero. Se merece que le pasen buenas cosas, que le vaya bien en su aventura, que la vida le sonría... con él siento que soy quien quiero ser, que por una vez lo he hecho bien y que me consigo rodear del tipo de gente que me gusta. Tenemos una relación muy especial, que comprenden pocas personas, pero al tiempo nadie se entromete, menos mal. Cada vez que le digo adiós siento que se lleva con él una pequeña parte de mí. Es una frase muy repetida, muy muy repetida, pero puedo decir que es cierto, casi puedo sentir físicamente como se me desgarran un poquito las manos -y diría que el corazón, si no quedara cursi. Ups. Ya está, ya lo he dicho- cuando nos soltamos de un abrazo.


Al estar esto escrito aquí, en la red de redes, he de decir que probablemente todo esto no le interesará lo más mínimo al eventual lector... pero esto es mi diario y mi resumen de noticias de mi vida y mis reflexiones. Hoy no podría escribir sobre otra cosa.





domingo, 16 de septiembre de 2007

Dudas


Hoy me siento pesada. Hoy en vez de andar, me arrastro por el suelo. Me cuesta trabajo cualquier movimiento, levantar un brazo, subir un escalón, mantener arriba la barbilla. Los hombros me caen, como si llevara lastre colgando de ellos, como queriéndome atar al suelo. Parece que de los tobillos llevo cadenas como las de los fantasmas, y la espalda la encorvo y me duele como durante exámenes. Es como si cargara con una losa.


No me siento bien así, pero lo cierto es que es el estado físico que más se corresponde con mi estado mental. Hay algo en el ambiente que hece que ahora en el último momento me quiera echar atrás, que me quiera quedar aquí. No estoy segura de haber hecho bien, y constantemente planea por mi mente la idea de que lo más fácil sería tener un año como todos los demás, volver a mi piso, con mis compañeras, con mis amigos de clase, dar un paso más dentro de la rutina que va ya para seis años -que se dice pronto-. A todo aquél que le planteo mis dudas me responde siempre lo mismo: "pero si ya verás qué bien lo pasas, es normal que ahora tengas dudas, pero son tonterías". Eso ya lo sé yo, así que creo que no lo diré más veces en voz alta. Para esto tengo el blog.


Es que yo no tengo necesidad de pasármelo bien, eso ya lo hago. Cuando solicité la beca lo hice por recuperar ese plus con el que yo contaba antaño, que era el dominar idiomas, y concretamente el inglés, a un nivel prácticamente bilingüe. Pero claro, con la neura de estudiar dos carreras y llevarlas al día, con mi atacamiento particular, eso no era compatible con seguir estudiando nada más, y por nada más se incluían el inglés, el francés y el alemán, que de inmediato fueron abandonados en el cajón más oscuro y polvoriento de mi memoria. Pero un buen día comencé a tener vértigo por ver el final de la carrera cerca y darme cuenta de la de tiempo que había perdido, y cómo en ese tiempo la gente de mi alrededor se había puesto las pilas lingüísticamente hablando. Decidí retomar el alemán, y fue cuando comencé a barruntar la idea de irme a Alemania. Pero he aquí que lo tenía más olvidado de lo que yo pensaba, y por un gran número de circunstancias, aquello me requería más esfuerzo del que yo le podía dedicar en ese momento, y puse el freno a la carrera Erasmus.


Poco a poco esas circunstancias se disiparon y decidí comenzar por lo más fácil: el inglés. Pensé que podría volver a tener un buen nivel si me iba varios meses a Reino Unido... y aquí comenzó de verdad toda la carrera de acontecimientos que se sucedieron después.


Ahora estoy con la maleta a medio hacer encima de la mesa y a cinco días de coger un vuelo a Londres. A veces tengo unas ganas inaguantables, y a veces las inaguantables son las ganas de quedarme. Prefiero no pensarlo demasiado y "dejar que fluya", como vengo haciendo ya casi un año.

sábado, 15 de septiembre de 2007

El Brillo



En muchas ocasiones tengo la sensación de que puedo con todo, que la vida es maravillosa, que es un regalo y que no necesito nada más que a mí misma para disfrutarla. Hago planes fantásticos, me emociono con cualquier pequeña e insignificante alegría y la euforia se apodera de mí... Pero en más ocasiones aún me planteo si todo tiene algún camino, algún sendero que conduzca a algún lado, o son simples vías para dar vueltas y más vueltas al mismo sinsentido. Que no soy más que un ridículo punto en el firmamento que no puede crecer y que debería irse olvidando de cualquier idea o intenciones de grandeza, porque jamás va a conseguir brillar en su constelación, ya que ni siquiera puede hacerse notar entre los demás puntos brillantes que hay a su alrededor.


Quizá debería ir haciéndome a la idea de que no hace falta brillar en esta vida, que tengo que conformarme con existir y ya, porque eso es suficiente regalo. No me falta una pierna ni un brazo, como todos los días y tengo un techo. Quizá la idea de que hay que ser un efectivo triunfador sea una falacia peliculera hollywoodiense y que cada uno tenga su modo de pasar por el mundo, que todos los modos sean igualmente admirables y válidos y que también la insignificancia tenga su valor. Pero sería un convencimiento forzado, como si te toca la canica más fea y dices que lo que importa es que ruede bien. En realidad creo que todos buscamos la felicidad, y que eso es sentirse plenamente satisfecho con uno mismo. Aunque cada cual tenga su particular idea de lo que significa triunfar.

Para mí es relucir en lo que te propongas y actualmente no llego ni siquiera a ser visible en nada de lo que deseo en lo más hondo de mí...que solo me lo confieso a mí misma y bastante tengo con ello.

Hay que buscar el brillo aunténtico, el interior y propio. La purpurina es momentánea, se va con el más ligero roce, impregnando todo lo que toca y resultando molesta.

viernes, 14 de septiembre de 2007

¡Sitio, que voy!


Ya por fin, ya sí que sí, ya... ya tengo residencia en Londres!! Está en un sitio estupendo, entre Victoria Station y Pimlico, en pleno centro. Parace que se puede llegar andando al Big Ben y a la Torre de Londres. Ahora sólo tengo que comprar otro billete para un día distinto, porque la residencia me la dan para tres días después del que yo tenía pensado llegar... pero no importa!!! Nada de eso me va a quitar toda la euforia! Si es que hasta, después de tres tristes días lloviendo sin parar, hoy hace un día de escándalo! Como me de el venazo igual hasta me bajo a la playa, aunque ya no hace nada de calor.


Ahora todo es diferente, ahora ya puedo leer la guía de Londres de El País-Aguilar que compré hace unas semanas (la editorial no es importante, es sólo un dato, pero es que siempre intento comprarlas de esa editorial y nunca hay del sitio al que voy yo), que tengo que confesar que ni la había abierto de la sola angustia que me daba pensar en el viaje y no tener un techo aún. Sobre todo desde la última semana de agosto, yo creo que he pasado más tiempo al ordenador que durmiendo, buscando y buscando... y todos los días me he estado acostando con la misma sensación de desesperación, pero es que ya la última semana ha sido el colmo, incluso con pesadillas. Sin para de llamar a miles de sitios, de todo tipo, residencias, hoteles, hostales, albergues... y siempre la misma puñetera frase "oohh... I'm really sorry but we're fully booked" (con ese tono entre agudo y cursi que tienen los ingleses). Cada vez que pasaba eso oía en off la voz de mi abuela -sé que ella diría exactamente esto- "Hiiija!! con lo grandísimo que es Londres, cómo no van a tener un sitio pa tí!! Jesús por Dios! ...bah, eso es que no miras bien". Pero esto qué es? El boom de Londres? Es que ni en los albergues hay sitio para el día que voy! Menos mal que esta mañana, a primerísima hora, he sido iluminada y me han comunicado que había una plaza en una habitación de tres camas (¡¡¡!!!).


Aquí dejo la foto de la fachada del sitio en cuestión. Bonita, eh?

Oeeee, oe, oe oe oe... oeeeee... oeeeeee..!!!

domingo, 9 de septiembre de 2007

Hermanos

Anoche a mis padres les dio por reservar en un restaurante de esos en los que te aparcan el coche, te retiran la silla para que te sientes... el resto es fácil de imaginar. Bueno, no les dio por ahí, era mi cumpleaños. No he estado en un sitio más bonito (de restaurantes, se entiende) en mi vida. Era una suuuper pijada, pero para hacerlo de vez en cuando, a ver a quién no le gusta.

En los postres, no sé si embaucado por el hilo musical, por el moscatel espumoso, o por la luz de estanque, el caso es que mi hermano (mi hermano!) propuso hacer un brindis (¿?). Me dedicó una serie de elogios que jamás se me ocurrió que mi hermano pensara de mí. Tengo que reconocer que me emocioné, y es que nos llevamos peor que el perro y el gato, no pasa de 5 minutos juntos sin que le grite y él me demuestre lo que pasa de mi existencia y mis palabras. A veces le siento como un extraño, y es que me fui a estudiar cuando él tenía 12 años, y ahora que tiene 17 es otra persona diferente: noo sé lo que piensa, lo que le gusta o le preocupa. No pasábamos tanto tiempo juntos como este verano desde... no me acuerdo ya.

Creo que se merece que hagamos un esfuerzo, tengo muchos amigos, y sé que seguiré conociendo a más personas, seguramente haya amigos con los que me sienta verdaderamente cómoda... pero no hay nadie más cercano que un hermano, lo he escuchado hasta la saciedad, que hagamos lo posible por que nos llevemos bien, y nunca lo he entendido. Pero la ternura que me dio oír al desastre de hombre que comparte apellidos conmigo, hablando bien de mí hizo que atisbara qué querían decir mis padres con esas palabras.

sábado, 8 de septiembre de 2007

Trabajo en equipo


Toda espaÑa sabe que por estos días se está jugando el Eurobasket, y ahora sí le dedican tiempo los telediarios, los bloggers escribimos sobre el baloncesto... qué hipócritas somos. Pero lo cierto es que se vende lo que nos quierean vender. Yo estoy segura de eso. Si en el Marca y El Sport apareciera el basket siempre en portada, los telediarios dedicasen 15 de sus 20 minutos de deporte a la canasta y El Carrusel dedicara esa intensidad a la ACB, otro gallo cantaría. Y si no, para ejemplo el de la Fórmula 1 desde que Telecinco apostó por ella comprando los derechos, ha crecido como la espuma.


Y es que estos chicos destilan simpatía, buen rollo y conciencia de equipo. Son los mejores del mundo y no tienen una sombra de divinismo. Igualito igualito que los del fútbol. Como Reina, picadillo hace dos días diciendo que esto del amor por el basket era moda, que el futbol es y será el deporte rey en España, que ya volverán las aguas a su cauce y si no, tiempo al tiempo. Huele a envidia por aquíiiii.... A ver, eso lo sabemos todo: si lo dices en rueda de prensa...suena a pelusilla. o las declaraciones de Albelda diciendo que el en Mundial (hace más de un año!!) sólo jugó 125 minutos y que era comosuperdeprimente perosinelcomo saber que no iba a jugar prácticamente nada. Pero qué quieeeeeres muchaaaaacho... si llegando ná más que a cuartos no da para que juegues más!!! ¿Alguien se imagina algo semejante de un jugador de la selección de baloncesto? Ni en sueños.


Deberían asistir a las conferencias de trabajo en equipo que imparte Pepu.


Esto de los deportes no es comprendido en absoluto por aquellos a los que no les gusta nada ese deporte en concreto... pero nadie puede resistirse a querer que gane el español, aunque sea en salto de trampolín y sea la primera vez que oye su nombre. Por esto, larga vida al basket (que sí me gusta, conste) y a los chicos de la selección por dar alegrías, por su sencillez y por no encendernos la ira con chulería y superioridad. parece mentira, ellos, que son los únicos que se pasan la vida mirando a los demás por encima del hombro.

viernes, 7 de septiembre de 2007

jueves, 6 de septiembre de 2007

Intentando coger el ritmo


Dos meses sin escribir, dos. He estado a punto de no volver, porque me sentía en la obligación de tratar de reflexionar sobre estos dos meses, y me daba pereza, y cada vez pasaba más tiempo, y me desvinculaba más del blog, y la bola se iba haciendo cada vez mayor. Hoy he decidido atajar, no sé por qué, y cortar por lo sano. Comenzar de cero y punto desde hoy día 6.


Este septiembre no tengo exámenes, qué relax y qué satisfacción. Estoy que no sé cómo aprovechar el tiempo, aunque hay quienes lo desaprovechan más que yo, y que me ayudan a desaprovecharlo. Sigo teniendo el mismo mal ojo para las relaciones que siempre, ya sea otoño o primavera, haya 40º o caigan chuzos de punta, que se dice en el pueblo de mis padres. Yo sigo igual, parece que yo permanezco y lo demás pasa, o al revés, pero de algún modo siento que la realidad va desacompasada conmigo, que vamos con el paso cambiado.

lunes, 9 de julio de 2007

Summer song


Como dice el título de este blog, esto es un periodicario de estudiante, y como tal, está de vacaciones, como yo. Por eso -con la instimable ayuda de la pereza que me embarga- últimamente está siendo más periodicario y menos diario que nunca (no lo llamo periódico porque sería una ofensa a los periódicos de verdad).


Parece que el color propio de la raza mediterránea ya se me va pegando más. Hasta hace unos días era una especie de cosa lastimosa verde grisáceo enfermizo (color también conocido como morenoflexo), ahora ya me contrastan las camisetas blancas. El sol, que es bueno pa tó. Mañana me voy a hacer un miniviaje, y después a unos cursos de verano que me han concedido, qué ilusión. Con eso ya tengo copado el mes de julio...luego a ver cómo se presentará agosto. No tengo perdón si me quejo, pero reitero que el estar en casa sin una ocupación intensa y concreta me hace pensar demasiado en lo vacío de mi existencia. Estoy empezando a abrazar la idea de tomar como hobby los puzzles. Esos de tropecientas mil piezas que se tardan meses en hacer. Es en serio! Exige concentración, lleva tiempo, no tiene horarios fijos, se puede comenzar y popsoner para cuando se prefiera continuar, y se busca un resultado concreto. Me pone muy nerviosa hacer algo sin un objetivo concreto. Es como correr, me parece el deporte más absurdo que hay, con todos mis respetos a los corredores, pero no le encuentro el sentido, qué le voy a hacer. En un partido de fútbol se corre para llegar al balón y a la portería contraria, en el tenis para golpear la pelota... correr como un medio, que como decían aquellos, si hay que correr, se corre, pero correr pa ná... pues eso. En el deporte, en los hobbies y en general en todos l0s aspectos. Quizá me pase de pragmática, pero me parece necesario tener un estímulo concreto al final del camino.


En fin... cómo se me ha ido la pinza del tema de los cursos de verano. Pues eso, que espero pasarlo bien (que síiiii... y aprender mucho tambieeeeen).

martes, 3 de julio de 2007

Poniendo el huevo




Parecía que no, pero llegó. Llegó el final de los exámenes, mal que bien, la mudanza y las vacaciones. Ya visité la playa, aunque el sol parece como si se hubiera enfadado conmigo por todo el tiempo que llevo sin visitarle y no se me pega ni a tiros. El buen tiempo, el relax, el verme la serie de después de comer con mi madre (cómo la echaba de menos) y todas esas cosas en las que pensaba cuando los cafés me los bebía de tres en tres.




En cambio, siento un poco de desazón. Extrañamente, no me encuentro contenta del todo. Tampoco triste ni enfadada. Me siento rara y algo vacía. No acabo de encontrar mi lugar, y cuando vuelvo a casa no me siento en casa, y al mismo tiempo tampoco tengo "base de operaciones" allá, donde estoy el resto del año. Noto mi tiempo vacío, que trato de rellenar con actividades y sin embargo ninguna de ellas me llena. Quizá sea la neura de fase post-estrés, que hace que no sepa estar sin tener cada uno de los minutos del día ocupado, y la cabeza a reventar de actividad... o quizá, y es lo que más miedo me da, lo que ocurra sea que mi vida en realidad está vacía, que la ocupe demasiado la carrera, tanto que sin ella no tenga nada. No me apetece quedar con las (pocas) amigas que me quedan aquí, aunque ya lo he hecho, pero echo de menos a "mis niños" de allí, a los bares de allí, mi casa de allí, el ritmo de vida de allí... aunque esto es igual de bueno o mejor, pero es que me siento fuera de lugar.




Mañana vuelvo, iré a ponerme los implantes que necesito, y me da mucho miedo. No es miedo al dolor (bueno, un poco, pero es lo de menos), sino a oír. A oír cómo suena el taladro en mi encía, a ver sangre, a la hinchazón de después... ay, madrecitaaaa...cómo será eso.

domingo, 24 de junio de 2007

ANSIEDAD

Anoche no dormí nada. Me acosté a las 2 y a las 4 aún estaba despierta, sin parar de dar vueltas para encontrar la postura. A las 6 y media oí llegar a una de mis compañeras que venía de su fiesta de fin de carrera, y a las 7 sonó el despertador. Lo cambié a las 8, pero a las 7:30, harta de estar esperando que llegaran las 8, me levanté. Llevot todo el día cayéndome de sueño, he intentado dormir y no lo consigo... es una sensación horrorosa, parece una tortura: tener sueño, mucho sueño, y no poder dormir.

Tengo los labios adormecidos, la espalda agarrotada y me siento las manos hinchadas, pero no lo están. Apenas tengo tacto en las manos, he sacado un sandwich de la sandwichera directamente con las manos, porque no me quemo. Me da bastante miedo. A las 8:30, harta de no poder estudiar ni poder dormir, ni poder comer... he llamado a mi madre. Hacía bastante que no hablábamos. Me ha dicho que son síntomas de un brote de ansiedad, que ella no ha estudiado Medicina pero con el panorama que hay en mi casa es como si se hubiera sacado la especialidad de psiquiatría. No sé si tendrá razón. Lo que sé es que sólo me queda un día, pero ojalá que fuera una semana más, Mercantil no me lo sé, no he podido estudiar esta semana apenas, y llega el día final y me desespera estar así. Nunca pensé que diría esto pero... NO quiero acabar ya!!!

sábado, 23 de junio de 2007

Mercantil: hoy los temas de tres en tres


Ayer no estudié nada de nada. La faringitis primero, que me estaba destrozando. Cuando me fui encontrando mejor por efecto de los antibióticos, llegó la hora de comer y justo después tenía cita con el dentista donde Cristo perdió la zapatilla y no volvió a por ella. Tuve que ir a casa de un amigo a devolverle cosas, etc, etc... total, que llegó la noche y con ella yo a mi casa. Además, reventada, por haber subido escaleras de metro varias veces, que esta inactividad me está anquilosando. Así que por si fuera poco hoy toca sesión doble: me da miedo sólo de pensarlo. El examen es el martes y no llevo bien ni un tema. Esta asignatura no me puede quedar,nooooooooo!!!! Yo no me estudio el primer cuatrimestre otra vez!! La letra de cambio otra vez noooooo por favor!!! Con lo que me costó entender quiénes rayos eran el librador y el librado... si ya se me han olvidado los personajes de la historia otra vez! Ay no... Intentaré mantener esta idea como estímulo para agachar la cabeza cada vez que me distraiga.


No me resisto a no decirlo: me parece horrible (deleznable, repugnante, vomitivo, vergonzoso, rastrero...se puede elegir) lo que vi anoche en televisión: una hija con el cadáver de su padre aún caliente, como quién dice, sentada estupenda en un sillón rojo, hablando de lo mal que la trató él y el resto de su familia. Tanto la cadena por llamarla para cubrir parrilla con lo peor del ser humano, como un ídem prostituyendo su dignidad y la de su padre me producen arcadas.

viernes, 22 de junio de 2007

Estimulantes legales

Lo olvidé!! GRANDE la Coca Cola Black!! Es mi nuevo descubrimiento! Con más cafeína que la normal y menos que el Red Bull. Estupenda, despeja un montón y no pone nervioso (al menos a mí no). Pensaba que estaría rara de sabor, no las tenía todas conmigo, pero a mí si me ha parecido que esté buena. Es como un café con hielo fresquito, con Coca Cola para "amenizarlo". El problema: es cara.

Agonía final


Ya por fin arreglaron Internet, aunque va mucho peor que antes, espero que sólo sea por unos días (aunque, bien pensado, para lo que me queda de estar aquí, me afecta bien poco). Al menos ha dado algo sus frutos mi pelea con la telefonista de Ya.com! Sé que ella no tenía la culpa, pero cuando estás llamando a un 902 que te sangra al minuto -para eso llamo para que Aramis me eche las cartas y me río contándolo después- y tardan siglos en decirte cada uno de los pasos, y encima se pone antipática cuando nota que pierdes los nervios...necesitas descargar la mala leche que te invade de alguna manera. 40 minutos de llamada al 902 902 902!!!!!!! Que para eso prefiero pagar a un técnico que venga y lo arregle él, pero es que encima estoy pagando un servicio cuando la mano de obra la pongo yo. Y cuando tras 30 minutos de conversación:


-Desenchufa el router 5 segundos y vuélvelo a enceder (el trato de usted decidió que era un arcaísmo absurdo, pero dejemos eso aparte).


-...Ehh...jajajaja!! Esto suena a broma ya, eh... (recordemos que llevamos más de 30 minutos de llamada a un 902, he reiniciado el cacharrito, he cambiado la contraseña, el nombre, reconfigurado la conexión...)


-¡¡¡Pues a mí no me hace ninguna gracia!!!


-Menos gracia me hace a mí lo que me está costando esta llamada (serás gilip..., que me voy a tener que prostituir para pagar la cuenta del teléfono y encima te pones chula).


En fin. Terminó sin arreglarse, y dos días después ha vuelto a venir la señal de la red. Espero que al menos haya sido por la llamada.


Me queda sólo un examen, es Mercantil II, tenía un tiempo prudencial para estudiarlo pero, como dirían en aquella serie (El Chavo del Ocho...jajaja qué tiempos): "No contaban con mi astusia!" -dijo la faringitis, apareciendo en escena-. Mis ojos llorosos, mi dolor de garganta, el mal cuerpo generalizado... hace que haya perdido casi 2 días de rendimiento. He estudiado,pero muy muy poco, mucho menos de lo que debería. Como no tengo tiempo de buscar un médico cercano del seguro, pedir cita, buscar el sitio, esperar la consulta... he tenido el dudoso honor de ser objeto del primer diagnóstico como médico de una de mis compañeras, que acaba de terminar sus exámenes. Ahora "sólo" le queda aprobar el MIR.


Para finalizar esta entrada que tiene tantas cosas atrasadas:


- Manifiesto mi euforia por la victoria del Real Madrid (gran celebración en Cibeles!!)

- Matrícula de Honor en Procesal II UEEEEEE!!!!! Te quiero, Díez-Picazo!! Padrino de la promoción y a la orla, jeje!


Epílogo: Ojala pudiese enviar un paquete enorme de ánimos a los que os examináis el 30 y el 1. Os admiro un montón!!!

viernes, 15 de junio de 2007

Mi minúsculo bolsillo


Ojuuuuuu que dolor de espalda! Por lo visto es de la mala postura. Me duele justo en la base del cuello y entre los omóplatos, un poco más arriba. Es de estar encorvada, pero digo yo... ¿Alguien estudia con la espalda recta? (era más corto decir que si alguien estudiaba derecho, pero se prestaba a chistes fáciles) Como no me pasen los folios como la pantallita esa que le pasa el texto a los presentadores de tv... He acabado definitivamente odiando a mi silla, y he ido a por una al salón, hasta que odie a ésta y vuelva con la de antes. Mi cuerpo me pedía a gritos esta infidelidad.


He quedado dentro de un rato a cenar con una amiga, que ayer le dieron la nota de la última asignatura de la carrera, ya se le puede llamar "lisensiada", jeje. Pero me da mucha pena que no pueda celebrarlo con una buena juerga con ella, porque el tiempo aprieta y mañana hay que madrugar (no tanto como en estos últimos días, que el cuerpo ya me ha dado un zumbidito) y estar despejada. Ya la resarciré cuando tenga más tiempo libre. Me habría gustado regalarle algo, aunque fuese un pequeño detalle, pero tampoco tengo tiempo, y eso me gustaría pensarlo bien. Qué mala vida es ésta de estudiar. Y para colmo escuché hace unos días en el telediario, a propósito de la selectividad, que los sueldos de los licenciados no son ni de lejos los más altos del panorama español... se confirma que lo hacemos por amor al arte. Supongo que será cierto pero también creo que todas estas horas de sacrificio se merecerían una recompensa mayor... a la mierda (perdón) todos esos modelos estadísticos en los que, para calcular el sueldo de una persona, se multiplica por un porcentaje el número de años de estudio (en esos modelos también te restan una constante si eres mujer), entre otras cosas.


Cuando veo a todos esos elementos de los programas de televisión , todos esos advenedizos y presuntos delincuentes que van de cadena en cadena y de programa en programa, para inflar su ego y su cuenta corriente a partes iguales... en esos momentos me miro y veo mi lamentable aspecto físico, mi humor agriado por la preocupación, siento mi dolor de espalda, pienso en la miserable cifra de mi cuenta corriente construida a base de donaciones paternas... y en ese momento no es que piense si merece la pena hacer lo que hago, porque estoy segura de que sí; lo que pienso es que algo va mal. Que no puede ser que en el medio de mayor difusión se dedique todo ese espacio a mostrarnos en todo su esplendor, vestidos de la cabeza a los pies de los mejores diseñadores, maquillados y estupendos, a ladrones y gente que ama al dinero fácil tanto como ignora a la honradez y al sentido del ridículo. Que todo ello deteriora la moral y los valores de una sociedad supuestamente avanzada.

martes, 12 de junio de 2007

Toro Rosso


Hoy no tengo ni siquiera reflexión del día. Toda mi cabeza la ocupa Dirección de la Producción, esa asignatura tan amena. Tengo sólo 2 días, de los que ya he consumido casi uno, para hacer lo que pueda con ella. Toda la mañana la he empleado en practicar los ejercicios, y pensaba que por la tarde uba a poder echarle un buen vistazo a la teoría. Pero me equivocaba. Descubrí que se me había acabado la leche cuando me hice el café de después de comer, así que tuve que bajar al supermercado. Craso error y gran pérdida de tiempo.


Pero no es de Mercadona la culpa, sino sólo mía, por no haber, literalmente, haber tocado ni un folio en todo el cuatrimestre. Ya lo subrayé, que es algo que me lleva mucho tiempo, pero si no lo tengo todo a fosforescente, bolis de colores, anotaciones y un largo etcétera de ritual que hace que mis apuntes sean dolorosos a la vista, es que me es imposible estudiar. Además, es que es tan aburrido... a los ejercicios hasta les he cogido el puntillo, pero con la teóría no hay manera, todo me suena igual y me parece igual de inútil.


Lo peor de todo es que tengo un sueño que me caigo. Me he levantado a las 6 de la mañana, y a las 6:30 estaba ya en la mesa con el flexo encendido. Estoy rendida...puse hace un par de horas un Red Bull a enfriar, y tengo todas mius esperanzas depositadas en él. Es el salvador en casos de extrema necesidad. Hay gente a la que le sienta fatal, pero yo creo que ya soy inmune. Hubo un tiempo que me tomaba hasta uno diario (a veces incluso dos), pero descubrí que llegó un momento en que me podía tomar uno e irme automáticamente a la cama... y dormía. Creo que lo que pasaba era que, al no darme cuenta, tenía el cuerpo tan forzado que por más estimulantes que le diese, en cuanto me ponía en postura de reposo, era inevitable caer desplomada. Fue mi época de acostarme a las 4 y levantarme a las 8:30. No me fue mal aquel año, pero no puede ser sano.


En fin, razones de extrema urgencia y necesidad, que diría mi querida Consti, aconsejan que sucumba a sus encantos. Mañana será otro día (más para estudiar).

lunes, 11 de junio de 2007

Mudanza


El día 26 termino los exámenes... y calculo que el 28 vendrá mi padre con el coche para ayudarme a hacer la "mudanza". Digo mudanza porque aunque me vaya a mi casa, realmente mi casa siento que es este piso en el que llevo tanto tiempo, en el que he estudiado más de media carrera (con todo lo que conlleva), han venido mis amigos, mis novios, me han pasado tantas cosas de todos tipo... la unifamiliar a la que mi familia (redundante, lo sé) se mudaron el año antes de venirme aquí a estudiar es para mí la casa de vacaciones. Antes no tenía ningún problema conceptual: aquélla era la casa de mis padres, y ésta desde la que escribo, mi casa. Pero al irme el curso que viene durante un semestre, he tenido que abandonar, y otra chica viene en mi lugar, así que en poco más de 2 semanas este piso dejará de ser mi hogar, mi sede social, mi centro de operaciones.


Al verlo tan inminente me he dado cuenta del desarraigo que voy a sufrir con la mudanza: no voy a tener ningún lugar al que sienta apego, en el que me sienta "en casa"... creo que eso genera inestabilidad. Por mucho que allí estén mis padres: ese cuarto no es mi cuarto, no está vivido por mí, ni puesto a mi gusto, no me siento identificada con él. No sé dónde guardan los cuchillos, las sevilletas, los manteles... esas cosas nimias pero que hacen que domines el lugar. Todo en la vida es cuestión de tiempo, se dice, pero no me hago a la idea de que cuando el verano termine no me vengo a mi piso, con su parquet destrozado, los somieres destartalados, las puertas que no cierran bien, o con la mitad de las bombillas inoperativas por pereza de no cambiarlas. Es decir, nuestro cutre-piso, pero también es luminoso, enoooorme, estupendamente ubicado... y sobre todo, en el que vivo yo.


Se me va a hacer extremadamente raro no poder mirar más por mi ventana, que da al patio de manzana, y ver a nuestros vecinos de enfrente, otro piso de estudiantes a los que conocimos saludándonos de fachada a fachada. No silbar más cuando queremos hacer un descanso y charlar, no escuchar más la guitarra de uno de ellos cuando llega el buen tiempo y se abren los balcones, o a otro de ellos en el balcón aunque sea pleno mes de enero (con una manta por encima, si hace falta) para coger mejor el wifi de su vecino de encima.


O no volver a despertarme con los gorriones del patio, comentar el telediario con mis compañeras, verles desayunando la cara de sueño por no haber pegado ojo en exámenes, la amiga invisible que nos hacemos siempre en Navidad... es verdad que se pasan constantemente fases, que hay que avanzar... pero siento que esta mudanza es el principio del fin de una etapa estupenda e irrepetible.


(Tengo el examen de Laboral a las 15:30... ¿quién será la mente privilegiada que ha decidido que es una hora adecuada para examinarse? Desde aquí le envío saludos cordiales)

domingo, 10 de junio de 2007

Mutis

El lunes tengo el examen de Laboral al que le he dedicado tan poco tiempo, teniendo todo el tiempo del mundo. O quizá sí que se lo he dedicado... ya no lo sé. Siempre se tiene la sensación (o la certeza, más bien) de que se podría haber hecho más. Por diversas razones he empleado el tiempo que debería haber sido en estudiar, en muchas otras cosas diferentes; cosas que tendría que haber hecho de igual modo, pero me podría haber organizado de forma más eficiente, y probablemente también más eficaz.

Así que mañana me propongo no encender el ordenador para nada... ya que es el último tirón, vamos a dar lo que no he dado en 10 días. El jueves tengo otro examen, así que me vienen unos días bastante intensos, con lo poco que me gusta la presión, sobre todo después de este relax intermedio que he tenido tan extraño.

Al fin y al cabo...¿qué sería un junio sin agobio? ¡Descafeinadísimo, qué horror!

Nota: Ese Madrid con coraje!! Hay cosas que piensas que sólo les pasan a los demás...¡pero hoy ha tocado! ¿Cibeles next week?

sábado, 9 de junio de 2007

Teléfono desconectado o fuera de cobertura


No me puedo resistir a contarlo: me acaba de llamar una muy buena amiga:

-Tía, que éste ayer me dejó tirada
(por éste entendemos que es un chico con el que lleva quedando algo más de una vez a la semana, desde hace aproximadamente un mes, siendo bastante más que amigos).

-¿Cómooo? Pero... ¿qué ha pasado?
(Habían planeado ir a cenar, y luego al cine, ella compraba las entradas por Internet).

-Nada, que tenía el móvil apagadado. Quedamos a las 9:30 y a las 9:50 le llamé para ver por dónde venía. Lo tenía apagado, y a las 10 le llamé otra vez... varias veces, y siempre apagado. A las 10:15 le envié un mensaje mandándolo a la mierda y me fui con Vero.

-Joder, qué fuerte.

-¿Fuerte? Noooo.... que todos son unos cerdos, tía, todos sin exclusión.

-Por supuesto no te ha escrito luego ni nada...

-No, no, el móvil sigue apagado, y ni un mail ni nada de nada. Me dejó tirada y ni se ha dignado a contestar. Muy fuerte, muy fuerte. Te dejo, que entro al trabajo.

-Vale, niña. Oye, que... joder, que vaya cabrón. Un beso.

Sin palabras. Hay tantas historias parecidas... parece que se ha puesto de moda lo de desaparecer sin más. Igual que se pasó de moda lo de estar saliendo con alguien, y ahora todo el mundo "es amigo", también va a ser de retrógrados lo de dar explicaciones (puede que vaya relacionado). De lo que sí que estoy segura es de que la empatía está pasando de ser virtud a ser defecto. Qué está pasando. No he sabido qué decirle porque aburrirla con que a todos nos ha pasado alguna vez, y dos veces... no es ahora lo que quiere oír, además, fijo que le da exactamente igual. Yo ya no entiendo nada, y tengo 22 años. Ni de las relaciones humanas, ni entre países, ni entre partidos, ni de la vida en general. Cuando sea una ancianita me mirarán como a una loca, si sigo desconcertándome a este ritmo. Estoy totalmente perdida... no se si soy yo o es el mundo... pero no reconozco en ninguna parte a la idea que me he estado formando de lo que es la realidad.
(Inciso: ella se quedó con las entradas colgadas y pagadas)

viernes, 8 de junio de 2007

Madrugar y operación exámenes


Me he puesto el despertador a las 6 de la mañana, y no he conseguido levantarme hasta las 7:20. No conseguía ni abrir los ojos, ni siquiera darme media vuelta para cambiar de postura: el cuerpo me pesaba como si estuviera atada a la cama. Y eso que ayer no me acosté nada tarde, y había dejado de estudiar a las 8 de la tarde, es decir, que no puedo achacar mi cansancio a un intenso día de estudio que me dejara la mente molida. Precisamente por ese dia tan poco fructífero que fue ayer, decidí recuperar el par de horas que me faltaron como mínimo de estudio levantándome hoy más temprano. Pero no ha podido ser, y me he puesto alrededor de las 8.


Me quedan menos de 3 semanas para finalizar, pero no sé si eso es bueno o no, porque de los 4 exámenes que me faltan, 2 son las asignaturas que menos me gustan: Dirección de la Producción y Econometría II, a las que además creo que no he ido a más de 3 clases en todo el cuatrimestre. No es que sean a primera hora de la mañana... es que además de que no me gustan nada, son a última, que para mí es mucho peor. Porque por la mañana no suelo ser perezosa (salvo días como hoy) para levantarme, duermo poco y no me cuesta trabajo ponerme en pie; es más, me gusta ver qué me pongo, arreglarme un poco.. pero a eso de la 1 de la tarde, después de 5 clases, mi cuerpo ya no puede más, la cabeza me pide que vale ya de tanto conocimiento... y si encima no me solicitan la presencia con una obligación de asistencia o un profesor muy estimulante, pues como que se hace muy cuesta arriba. Si a todo ello le añadimos el ingrediente de que la asignatura es un tostón... ya tenemos el plato listo para llevar a la mesa: "¡una de inasistencia total!"


Pero eso ha sido mi vida diaria durante el curso, ahora es totalmente diferente. En casa todo el día, la coleta, el pijamachándal, las ojeras... y el color blancuzco verdoso éste que se pone de relieve cuando hace calor y te quedas en manga corta, y sales a la calle y ves que la humanidad está morena... echas culo (perdón, trasero) porque NO TE MUEVES de posición, voy de la cama a la silla, de la silla al sofá (en mi piso comemos en el sofá con la bandeja para ver la televisión mientras), del sofá a la silla, de la silla al sofá, vuelta a la silla, y después a la cama. Todos los días. Y encima cruzo las piernas todo el tiempo... una celulitis, niña... que me compré la crema de Mercadona y hasta parecía que hacía efecto, pero claro, eso, mi tratamiento Clinique para "tener una piel radiante", y la depilación de las cejas (y del cuerpo en general) han pasado a un plano bastante secundario: ¿para qué quiero tener las cejas perfectas para estar encerrada en casa?


Claro,luego llega el día del examen y... HORROR. "Cómo salgo a la calle con estas pintas... la de kilos que he cogido... mañana retomo la operación bikini...blabla...". Sí, intenciones, intenciones... cuando llega "mañana", una se vuelve a plantar su pijamachándal, y vuelta a comenzar. El día que acabe y me quiera poner una falda y una camiseta que enseñe más piel de lo normal probablemente decida beberme una copita de cianuro.

jueves, 7 de junio de 2007

Cerebro reblandecido

Uff, hoy no tengo ningunas ganas de pensar, llevo todo el día con temas de las relaciones colectivas de trabajo, de Derecho Laboral, y me aburren profundamente, es lo que menos me gusta de la asignatura. Creo que por eso he anestesiado al cerebro, para que me duela menos, y estoy que ni siento, ni padezco, ni me entero de ná.

He descubierto que uno de los del jurado de Factor X, por si véis o habéis visto, o alguna vez véis ese programa en algún rato libre... uno de los 3 del jurado, un tal Miki, era el que cantaba hace ya años aquello de "Ooohhohh...bonito ees.." ¿Qué diría él si se encontrara con algo semejante en el programa? Qué decisiones más raras se toman en la tele. Ese programa es como Operación Triunfo pero con bajo presupuesto... ¿Y qué me decís de las Exguerls, o X-girls? Si en carnavales hay disfraces mil veces más curraos!! Con la de cosas que se pueden emitir y lo escaso que es el tiempo de televisión... me gustaría ver las reuniones de los directivos de las cadenas para elegir qué se emite y qué no...sería altamente curioso.

Y la más odiosa de todos soy yo misma, que no soporto lo que echan y lo veo... pero a ver qué hago, para 1 hora al día que veo la televisión mientras ceno.

miércoles, 6 de junio de 2007

Incertidumbre


Buscaba una fotografía relacionada con la incertidumbre, pero he encontrado esta pintura, titulada así y me ha gustado la mirada que tiene.


Ayer me dijo una de mis compañeras que soñó conmigo; bueno, yo no salía en el sueño, pero dice que consistía en que estábamos las 4 en nuestras habitaciones estudiando (eso no es tan raro) cuando recibían las tres a la vez un mms enviado por mí en el que aparecía un dibujo de una interrogación grande. Me sorprende mucho que haya soñado eso, sobretodo por cómo estoy ahora, que soy un puro"no sé".


Me he enterado hace un par de días que se casa un ex... qué sensación tan extraña. No pensaba ya en él, pero... tengo que reconocer que no es un cualquiera, que no es como enterarte de que se casa otra persona, y que en el fondo, fondo, me hiere un poquito en el orgullo. Además yo fui la útima chica con la que estuvo antes de empezar con la que va a ser su "esposa" (ufff)...


Me sorprendo de mí misma por haberle dado la importancia que le he dado. No considero al matrimonio como algo demasiado fundamental, lo veo como un contrato, útil para según que cosas, y creo que en a actualidad une más a las parejas una hipoteca que una boda. Además, una vez que se vive bajo el mismo techo no veo diferencia entre que haya "papeles" que lo confirmen o que no los haya. Pero todo se me ha caído por tierra al enterarme de que es él quien va a pasar por el trance, he rememorado muchas cosas que creía superadas y me han vuelto a rondar sus fantasmas.

martes, 5 de junio de 2007

Obraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas

Las de mi vecino parecen las obras de El Escorial... ¿Cuáaaanto tiempo llevan? ¡Pero es que son escandalosísimas! Según el portero están haciendo una clínica de acupuntura láser... pero creo que el susodicho no tiene muy clara la idea de la acupuntura, ni de la medicina en general ni del láser en particular (sospecho que no se ha enterado bien)... también nos dijo el hombre, supongo que confiando de buena fe en la palabra del dueño de tal extravagante negocio, que pretendían abrir el 1 de junio, así que como mucho tendríamos molestias hasta ese día... el caso es que estamos a día 5 y se siguen oyendo golpes, ¿pero qué más les queda por tirar, si llevan más de un mes dando mamporros a diestro y siniestro? Además últimamente tienen un ruido nuevo, que suena como un torno de dentista (ñññiiiiiiiiiiiii!!!!), pero a lo bestia (a lo "obra"). Es para volverse loca!

La solución podría encontrarse en las bibliotecas, y no suelo tener problemas en estudiar en ellas... pero no sé qué ocurre en esta tanda de exámenes que la gente anda como estresada por parecer la portada de Vogue, y hay ambiente de cualquier cosa menos de silencio y concentración. Supongo que será por ir a la de mi facultad, pero es a la que van los conocidos que van a bibliotecas, que además no son muchos (la mayoría prefiere estudiar en casa).

Será que en el fondo todo esto son excusas para mi falta de concentración este junio, pero si a mi natural tendencia de entretenerme calculando la parábola del vuelo de la mosca le sumamos obras en el piso de abajo y pasarela universitaria primavera-verano... obtenemos un rendimiento muy escaso!

Ay qué estreeeeeeees!!!!!!!!

(Jooooder, ahora estoy escuchando a uno de los albañiles por Paulina Rubio..ayy, quiero lloraaar...)

lunes, 4 de junio de 2007

No voy a cambiar

Ésta es la letra que desde hace unos días me machaca los oídos a todas horas, por voluntad propia. No puedo dejar de escucharla, y eso que Malú, si bien siempre me ha parecido que tenía buena voz, nunca ha sido una de mis favoritas. Pero esta canción no sé por qué, me tiene obsesionada. Puede ser por la letra, pero es una balada como tantas hay, en las que todos buscamos reflejarnos. Sea como sea, si esto llega a ojos de alguien, le recomiendo que la escuche. Es potente y directa, además de tener una melodía original.
Ya no me pinto mi sonrisa nueva para recibirte, ya no me muero por besar tus labios ni quemar tu piel, ya no me rompo la esperanza a golpes contra tu inconsciencia, murió mi paciencia, y ahora estoy despierta y no me quedan ganas para verte más. Ya no recuerdo que me hizo un día quedarme a tu lado, por más que quiera no recuerdo que pude encontrar en ti, he estado ciega demasiado tiempo y ahora estoy cansada de seguirte el juego, cuando nazca el alba estaré muy lejos, muy lejos de ti.No te puedo creer, ya ni quiero creerte, te olvidaste de mi, me tenías en frente, esta idiota se va, voy a cambiar mi suerte, ya no temo tu voz, tú, tú me has hecho más fuerte.He malgastado junto a ti ilusiones de una nueva vida, sin darme cuenta de que para ti he sido un capricho más, me sedujiste con falsas promesas y con fantasías de pasión eterna, todo eran mentiras que ni tu creías pero yo creí.Ya no despierto empapada en lágrimas cada mañana, me siento fuerte para dibujarme un nuevo amanecer, ya no estoy rota de dolor y rabia y al mirar tu cara ya no siento nada, ya no soy la tonta que te perdonaba una y otra vez.No te puedo creer, ya ni quiero creerte, te olvidaste de mi, me tenías en frente, esta idiota se va, voy a cambiar mi suerte, ya no quiero tu voz, tú, tú me has hecho más fuerte.Ya no me afecta tu dolor, tu falsa excusa de mal perdedor, no me conmueves, no me hieres, ya no me aplastará tu corazón, muerto y corrupto de tanto rencor, no dejas nada entre tú y yo, todo acabó.No te puedo creer, ya ni quiero creerte, te olvidaste de mi, me tenías en frente, esta idiota se va, voy a cambiar mi suerte, ya no quiero tu voz, tú, tú me has hecho más fuerte"..

Notable con regusto amarguillo

Hoy no he estudiado nada por la mañana, y vaya horas que son y aún no me he sentado esta tarde. Escribo antes de ponerme porque sé que si no luego no lo haré, porque hoy necesito sesión intensiva para recuperar al menos la cuarta parte de lo que no he hecho. Estuve en la revisión de Civil, porque salí del examen muy contenta y tuve un aprobado. Resulta que la profesora había contado mal, son esas cosas que te pasan una vez en la carrera (la primera vez que salgo de la revisión con más nota). De todos modos ha sido un notable (nota final que me ha puesto) agridulce, porque sólo tengo una pregunta mal del test (20 preguntas). Después había 5 preguntas que en teoría sólo servían para matizar nota, pero dice la señora que hay exámenes tan buenos que las ha tenido que utilizar como criterio para adjudicar las calificaciones. En resumen, que las ha puntuado dentro del 10, en lugar de usarlas para subir nota. Y las ha equiparado a preguntas de test, con lo cual o estaban perfectas, o no puntuaban nada. En mi inocencia de que sólo servían para subir nota las hice con cierta dejadez, y en consecuencia sólo me ha puntuado una de las 5 que había. Me está bien empleado, con lo competitiva que soy siempre, una vez que no doy el 100% haciendo el examen, y se han llevado otros el gato al agua.
He de matizar que mi clase no es ni medio normal. Nuestra profesora da también clase en la Escuela de Trabajo Social, y en febrero en clase la nota media en Civil fue notable, y en la clase de trabajo social, con la misma profesora, hubo un 80% suspensos. No creo que fuese por torpeza de ellos, es que repito, que mi clase no es normal. No creo que haya justicia (aunque hablar de justicia siempre sea relativo) en otorgar las notas siguiendo el sistema de "Campana de Gauss". Querría que mi nota fuese mi nota en cualquier momento y en cualquier clase. Desde pequeña me dicen que sufro demasiado por compararme constantemente (que siempre va a haber alguien mejro y todo el rollo), pero ¿cómo no me voy a comparar si precisamente me han dado una nota por comparación con mis compañeros? Parezco una repelente asquerosa, pero me ha dado rabia no tener mejor nota en civil, que es una de las asignaturas que más me han gustado de la carrera (después de procesal, claro... Díez-Picazo, always yours!), además de que mi media no es para echar cohetes. En fin, ya sé todo esto para otra vez, y para comerme Laboral esta tarde, aunque en la obra estén alicatando y suene la máquina de cortar azulejos "a todo meter".

domingo, 3 de junio de 2007

eMule y domingo

Esta mañana le he cogido un poco el punto a Producción, y menos mal porque después de estar todo el día de ayer desconcentrada estaba bastante desmoralizada porque sentía que llevaba 2 a la vez y al final no llevaba ninguna. Por la tarde estará con Laboral, y así hasta el juves, para dejar el viernes y el fin de semana exclusivos para Laboral, que es el día 11, y el 12 y 13 para Producción.

Me he descargado una canción que me encanta, es "Snow" de Red Hot Chilli Pepper (creo que se escribe así), es buenrollerilla, algo que viene bien para estos momentos, y suena a día soleado, como los que están haciendo. Desde que descubrí el truco del eMule de poner velocidad máxima de descarga pinchando en la mulita se nota bastante la diferencia. Lo malo es que no puedo dejar demasiado rato el ordenador encendido porque me distraigo al tener la tentación de mirar a cada momento quién está conectado, o ver fotos, o ver si se descargan las cosas.

No me apetece nada salir a comer (por salir me refiero a salir de mi cuarto), de estar tantos días encerrada estoy bastante saturada de mis compañeras... aunque suene feo, pero es que ya las oigo trastear en la cocina y sé que ahora estarán ocupadas todas las hornillas del fuego, que tendremos que turnarnos para abrir la puerta del frigo... 4 personas cocinando cosas distintas a la vez es un caos. Además, es que no tenemos nada que decirnos, si estamos a todas horas juntas y encima sólo estudiamos! Y los silencios son tensos, así que hay que estar permanentemente pensando en qué decir para sacar conversación por absurda que sea, y ser medio maja aunque no me apetezca nada hablar.

Saldría aunque fuera al bar de debajo a tomar una coca cola con quien fuese, por lo menos para darme cuenta de que es domingo y sentir en mi piel que hace sol. pero siempre me dicen que están agobiadas estudiando, aunque yo creo que perder 1 hora en bajar a tapear para comer es casi ahorrar más tiempo que cocinar, fregar los platos y tomarte el café. Así que igual como rápido lo que sea y me pongo en el portátil una película de las que se han descargado, que me sirva para desconectar, hacer algo mínimamente distinto, y coger Labour Law con fuerzas.
(¿Por qué, si nunca cambio nada, cada día me sale la letra de un tipo y un tamaño?)